Almacenamiento en la nube, discos duros virtuales y otras lindezas

¿te fías del sitio donde alojas tus archivos?

La nube, ese lugar casi mágico por el que muchas de las grandes compañías están apostando se encuentra en servidores en edificios, a veces bajo tierra e incluso en ocasiones bajo el agua. Servidores donde cada vez encontramos más aplicaciones que no necesitan ser instaladas en nuestro ordenador por lo que podemos acceder desde a editores de imágenes hasta a suites ofimáticas e incluso sistemas operativos vía web

Sin embargo uno de los principales usos de la nube y el que más rápido se ha adoptado tanto por empresas como por particulares es el de poder almacenar archivos fuera de nuestros ordenadores, ya sea para ahorrar espacio, como copia de seguridad de los que tenemos alojados en nuestros discos duros, para sincronizar y acceder a archivos desde cualquier localización o para tareas colaborativas como compartir un fichero con múltiples usuarios o elaborar un proyecto entre varios

Por ello desde las primeras opciones disponibles el número de servicios se ha multiplicado y hoy en día nos encontramos cada poco con un nuevo rival de Dropbox (por haberse convertido éste en el servicio de referencia). ¿Cuál elegir entonces?

Nosotros en el Grupo Vitruvio, desde hace tiempo nos decantamos por Dropbox, por su sencillez y potencia, aunque en ocasiones se nos quedan un poco pequeños esos dos gigas que ofrecen y por eso trabajamos conjuntamente con Terra giga y SkyDrive y últimamente con Gdocs por sus posibilidades de edición online, aunque hay muchos mas como veréis a continuación.

 

 

Todo en uno. Almacenamiento, sincronización y colaboración

Dropbox. Como hemos dicho Dropbox es hoy en día el todo en uno por excelencia entre los servicios de alojamiento en la nube y gracias a él conseguimos tener una copia en la nube de los archivos que guardemos en la carpeta creada en nuestro ordenador, tan sencillo como eso.

Podremos crear carpetas privadas pero también tener una carpeta pública donde cada archivo subido (o carpeta) tendrá un enlace para que pueda ser descargado (Dropbox incluso incluye su propio acortador de direcciones desde la interfaz web) incluyendo así mismo la gestión de las distintas versiones de un archivo que vaya siendo modificado. Así mismo también podremos crear carpetas compartidas entre usuarios de Dropbox de forma que el contenido de la carpeta pueda ser modificado por cualquiera de los usuarios de la misma. Se podrán crear también galerías de imágenes y reproducir música en streaming entre otras funciones.

 

Dropbox ofrece un espacio inicial de 2Gb ampliable mediante referidos (250Mb cada uno hasta un total de 8Gb extras) así como mediante la contratación de planes Pro (comenzando por 50Gb de capacidad por 99$/año).

Además dispone de clientes tanto para escritorio (Linux, Mac, Windows) como para sistemas operativos móviles como Android, Blackberry e iOS siendo este último un campo donde Dropbox se está tomando muy en serio su participación con el anuncio de un acuerdo con HTC.

En las últimas versiones de Dropbox por fin se dio la posibilidad de cambiar la carpeta a sincronizar por defecto… pero desde luego es un método que se queda algo corto frente a lo que piden los usuarios de poder sincronizar las carpetas que queramos de nuestro ordenador.

Sugarsync. Es quizás el principal competidor de Dropbox y ellos mismos ofrecen una comparativa para convencerte de ser los mejores. Con un espacio inicial de 5Gb más 500Mb (hasta 5Gb extra) por cada referido incorpora también sus propios planes de precios (comenzando por 30Gb por 49,99$ al año).

Entre las características de Sugarsync podemos destacar que mientras en Dropbox sincronizas una carpeta concreta Sugarsync incorpora un cliente que te permite seleccionar las carpetas a sincronizar a parte de una propia (la “carpeta mágica”) lo que le da mayor flexibilidad pero a su vez le quita algo de sencillez. Tenemos presentes también reproducir en streaming, crear galerías de fotos e incluso compartirlas publicándolas directamente en Facebook y por supuesto la gestión de varias versiones del mismo archivo.

También podemos, por supuesto, publicar enlaces de ficheros y crear carpetas colaborativas, pero va un poco más allá al poder otorgar distintos permisos de acceso a las carpetas a los usuarios y poder protegerlas con contraseña.

Sugarsync da soporte para casi todas las plataformas, tanto de escritorio como móviles (incluyendo a Blackberry OS, Windows Mobile y Symbian) e incluso han añadido hace poco un plugin para Outlook pero incomprensiblemente se dejan en el tintero a Linux.

 

Minus. A Minus, un “recién llegado” lo situaría como al tercero en discordia, y se que muchos pondréis el grito en el cielo por nombrarlo por delante de otras alternativas pero su sencillez y progresión lo han convertido  en algo imprescindible para muchos de sus usuarios.

Minus ofrece ya de inicio 10Gb de almacenamiento que pueden incrementarse hasta los 50Gb totales con el típico sistema de referidos de forma gratuita algo que ya le hace ganar muchos puntos y nada mejor para aprovechar este espacio que el poder compartir archivos de hasta 2Gb de tamaño.

Respecto al soporte Minus ofrece su software para Windows, Mac y Linux (aunque en este caso no se trata como en Dropbox o en Sugarsync de crear un mirror de archivos en la nube), y las correspondientes versiones móviles para Android, iOS y próximamente WP7. Además también pone a disposición de los usuarios extensiones y web app en Chrome y Firefox.

La sencillez es algo destacable en Minus ya que subir un archivo es tan fácil como arrastrarlo hacia una ventana que se abrirá en el icono de la barra de herramientas del sistema operativo. Además el origen del servicio, compartir fotografías, queda de manifiesto cuando el propio programa te permite realizar capturas de pantalla y subirlas automáticamente para después compartirlas. Como no podía ser de otra forma Minus ofrece compartir archivos ya sea mediante su enlace público, como galería de imágenes, etc pero además ofrece algo que no se encuentra en los anteriores servicios, el toque social por el que podemos ver un timeline de archivos, seguir a otros usuarios, añadir comentarios a sus subidas e incluso mandarse mensajes a través de un servicio propio de mensajería.

La edición colaborativa de carpetas ha sido una de las últimas actualizaciones de este servicio que no deja de evolucionar y que  quiere convertirse en más divertido e interactivo.

 

CX (Cloud Experience).  Esta alternativa de disco duro virtual contó con un importante apoyo económico por parte de Erich Schmidt que quizás muchos recordéis como antiguo CEO de Google y miembro del consejo de administración de Apple… pero malo sería si eso es todo lo que puede ofrecer el servicio como carta de presentación.

CX da 10Gb de almacenamiento gratuito inicialmente pudiendo obtener hasta otros 6Gb extras gracias a los referidos aunque por supuesto se pueden aumentar gracias a sus propios planes de precios.

Como cualquier servicio que se precie permite compartir ficheros tanto de forma pública como privada y colaborar mediante una capa social similar a la vista en Minus ya que podemos ver las subidas de otros usuarios y comentarlas aparte de editarlas y añadir nuestros propios archivos. Además también permite descubrir a otros usuarios con nuestros mismos intereses y unirnos a sus conversaciones.

 En cuanto al soporte ofrecido tenemos Windows, Mac e iOS quedando pendiente una futura versión para Android.

 

Box.net, Uno de los clásicos entre los servicios de almacenamiento en la web, sincronización y difusión de archivos. Cuenta con acceso móvil (iOS, Android y Blackberry), visualizador de documentos integrado, edición en tiempo real con Google Docs, creación de grupos de trabajos, permisos, creación de tareas, posibilidad de añadir comentarios, gestión de versiones de archivos… ¿En cuanto a su capacidad?. 5Gb gratuítos con un minúsculo límite de 25Mb por archivo, siempre ampliables contratando un plan de precios.

Podría explicar varias opciones más, algunas tan conocidas como Skydrive, la alternativa de Microsoft para lo que sólo hace falta estar registrados en Windows Live, algo que la mayoría hemos hecho al usar el Messenger o el correo de Hotmail en algún momento de nuestras vidas y que nos da 25Gb de almacenamiento gratuíto, la posibilidad de compartir archivos, establecer permisos de acceso, etc. ZenOK, con sus 21Gb de almacenamiento gratuíto aunque sólo 200Mb por archivo (ampliables contratando un plan de precios), y para el que de momento necesitamos solicitar invitación. Zyncro sería una opción a tener en cuenta si lo que buscas no es tanto la capacidad de almacenamiento, 1Gb únicamente, sino el crear proyectos colaborativos ya que el servicio permite editar documentos en conjunto (para ello se utiliza el visor de documentos de la suite ofimática en la nube Zoho) siendo las modificaciones notificadas a la persona que nos envió el documento, aparte de poder añadir comentarios que puedan ser vistos por todo el grupo de trabajo o por usuarios concretos. O Wuala, otra opción similar a Dropbox y Sugarsync desarrollada por LaCie (conocido por sus soportes de almacenamiento), con un almacenamiento inicial de 2Gb (ampliables con otros 3Gb gracias a los referidos) y planes de precios (desde 10gb por 19€/año) que también permite compartir, sincronizar y colaborar entre usuarios.

Hay muchos más, incluso alguno que he llegado a usar y cuyo nombre ahora no recuerdo pero ahora mismo esas serían las principales y más completas opciones disponibles, dicho lo cual. ¿Qué servicio elegir si no requerimos tantas opciones?.

Almacenar y compartir

Si las alternativas anteriores te permitían casi cualquier uso que quisieras dar a un alojamiento en la nube, hay quien no necesita sincronizar archivos, establecer carpetas colaborativas, etc. Si no tan solo subir un archivo para poder descargarlo más tarde mediante un enlace, usar el servicio como una red de intercambio de archivos alternativa al castigado p2p o tener una simple copia de resguardo. En este grupo incluiría las conocidas webs megaupload, rapidshare, mediafire y muchísimas otras más ya de sobra conocidas, pero también existen otras alternativas con similares funciones o dedicadas a las copias de respaldo.

ADrive. Menos conocida que las anteriores páginas citadas, ADrive ofrece de forma gratuíta 50Gb de almacenamiento y aunque podría entrar casi en la categoría anterior gracias a incorporar Zoho como editor de documentos en línea su uso suele estar más orientado a compartir archivos de forma rápida, quedando relegadas algunas opciones como el acceso FTP y un cliente de escritorio a la contratación de alguno de sus planes.

Fetch.io. El caso de Fetch.io es distinto al concepto que manejamos hasta ahora y sin embargo va íntimamente ligado a páginas de descargas de archivos y es que este servicio consiste en un disco duro virtual con 20Gb de espacio y 40 de ancho de banda… y os preguntareis para que necesitamos ese ancho de banda. Pues nada más y nada menos porque Fetch.io permite alojar directamente las descargas de páginas como Rapidshare, Megaupload, MediaFire, Hotfile, etc. y también desde la red Bittorrent en su disco duro virtual sin pasar por nuestro ordenador evitándonos ese paso intermedio. Una vez almacenadas esas descargas en su propio espacio las podremos descargar a nuestro ordenador, reproducirlas en streaming o compartirlas con nuestros contactos, y lo mejor de todo, se trata de un servicio gratuito.

 

 

Almacenamiento puro y duro. No vuelvas a perder tus archivos más importantes

 

Si abandonamos otras funciones y nos centramos en el simple almacenamiento de archivos también tenemos varias opciones entre las que he elegir pero he decidido hablaros de dos importantes y creadas por marcas de prestigio.

Amazon CloudDrive. Si hablamos de almacenamiento en la nube no podemos dejar de mencionar a Amazon que hace poco presentaban CloudDrive un servicio de almacenamiento en la nube con vistas a la reproducción de archivos en streaming en nuestros dispositivos, algo que queda patente gracias a su reproductor web CloudPlayer (de momento sólo disponible para EE.UU.) o por ejemplo su aplicación para Android Amazon Mp3 y su lector Cloud Reader.

A pesar de ello el uso del disco duro virtual de Amazon no se limita a la música ofreciendo una capacidad inicial gratuíta de 5Gb y sus imprescindibles planes de precios (comenzando en 20Gb por 20$/año) para subir documentos, música, imágenes y vídeos, algo que puede venirles muy bien a los compradores de su Kindle Fire.

Amazon enfoca su servicio como un alojamiento accesible vía web pero limitando sus funciones a eso, un disco duro ni más ni menos.

 

Asus WebstorageLa alternativa del fabricante taiwanés  incluye sincronización entre sistemas Windows, Mac, Linux (Ubuntu), Android e iOS para sacar partido a sus 2Gb de espacio gratuito aparte de ofrecer un plan profesional cuya cuantía varía en función de los gigabytes a contratar.

Herramientas

Para terminar he dejado una muy pequeña selección de herramientas entre las muchas que podemos encontrar que nos facilitarán el uso de muchos de estos servicios ya sea por poder acceder a varios desde un mismo lugar, poder subir archivos directamente, etc

CloudSave. La primera de las herramientas es una simple extensión para Chrome de la que ya os hablamos, simple en su desarrollo pero seguramente facilitará a muchos el poder subir archivos a espacios en la nube. Su funcionamiento es tan sencillo como pulsar el botón derecho del ratón sobre cualquier elemento de la web y comprobar que aparte de la opción de “Guardar Como” se nos ha sumado otra llamada Cloud Save permitiendo guardar el archivo directamente en multitud de servicios como Dropbox, Amazon Cloud, Box.net, Google Docs, Picasa, etc.

 

Otixo es otra herramienta que consigue algo tan necesario, muchas veces, como unificar distintos servicios de alojamiento en un único punto desde el que acceder a ellos. Gracias a Otixo podremos acceder a Dropbox, Box. net, Google Docs e incluso a nuestros servidores FTP y transferir archivos de un alojamiento a otro. Muy en su línea encontraríamos a Joukuu como alternativa ya que nos permite igualmente acceder a los archivos alojados en diferentes servicios desde una única interfaz.

Como os he dicho existen muchos más servicios de alojamiento en la nube aparte de los citados, por ejemplo Mozy, Carbonite, LiveDrive o los recién llegados iCloud de Apple y Ubuntu One nacido de Linux, pero mientras hace unos años disponíamos de muy pocas opciones hoy en día sería casi imposible reunirlos en un sólo artículo así que queda a elección de cada uno el servicio que mejor cubra sus necesidades tanto por espacio como por funciones.

 

fuente: http://www.omicrono.com  (Bajo licencia Creative Commons 2.5)