ACV - excellence in hot water

Glosario

Buscar
IR
Rendimiento de calefacción

El rendimiento de calefacción inmediato de una caldera corresponde a la relación entre la potencia útil que se transmite al circuito de calefacción y la potencia consumida (caudal calorífico) por la caldera. El rendimiento inmediato de una caldera depende de varios parámetros: la calidad del quemador, el rendimiento del intercambiador de calor de la caldera, la calidad de la combustión y la limpieza, la regulación y el aislamiento de la caldera. Las calderas de fuel y gas modernas presentan unos rendimientos que varían entre el 92 y el 95%. Las calderas de condensación ofrecen rendimientos aún más altos (entre el 98 y el 105%). Sin embargo, el rendimiento inmediato no es más que un dato para apreciar el rendimiento de una caldera. El rendimiento de uso anual, que tiene en cuenta a la vez la calefacción y el agua caliente sanitaria ofrece una indicación más pertinente sobre el comportamiento energético de la caldera.

 
Acero y acero inoxidable

Según los modelos, el cuerpo de calefacción de las calderas de ACV puede ser de acero de alta resistencia de gran espesor o de acero inoxidable. ACV es un especialista mundial en equipamientos de calefacción y producción de agua caliente de acero y acero inoxidable: nuestras fábricas están equipadas con las tecnologías más avanzadas, asociadas a una política de calidad muy exigente que garantiza la duración sin igual de nuestros aparatos.

 
Acuastato de caldera

El acuastato, normalmente denominado "termostato de caldera", controla la temperatura del agua en la caldera y, en función de las necesidades de energía, proporciona las instrucciones de funcionamiento correspondientes al quemador. El termostato de caldera se complementa, como mínimo, con un termostato de ambiente, que eventualmente se puede programar, situado en una habitación desde la que controla a distancia el funcionamiento de la caldera.

 
Atmosférico (quemador de gas)
(syn. : atmosférico )

En una caldera atmosférica, el caudal de gas bajo presión genera todo o parte del aire comburante necesario para la combustión. La parte de aire que se induce así se llama aire primario; el complemento de aire secundario se añade en el hogar. Este sistema de combustión es el más utilizado en las calderas tradicionales. Es poco costoso, pero presenta algunas limitaciones: el rendimiento de combustión es más bien débil, la marcha del quemador es siempre la misma, las emisiones contaminantes son mayores y la evacuación del humo depende de las limitaciones de tiro. ACV ofrece una completa gama de calderas atmosféricas, pero cuando el presupuesto del usuario lo permite, recomienda una caldera con quemador de premezcla: es más costosa pero no presenta ninguno de los inconvenientes mencionados.

 
Caldera
(syn. : acumulador )

También llamada "acumulador" o "preparador de agua caliente sanitaria", la caldera calienta y almacena agua sanitaria a temperatura elevada. Está conectada al circuito de calefacción de la caldera o de un generador de calor (panel solar, bomba de calor, condensador de aire acondicionado…). La mayoría de las calderas de ACV son de tipo Tank-in-Tank, de acero inoxidable. Su capacidad varía de 60 a 1.000 litros. Su superficie de intercambio permite absorber de 23 a 112 kW y calentar rápidamente el agua sanitaria. Este rápido calentamiento y la posibilidad de mantener el agua sanitaria a alta temperatura en el acumulador (gracias al acero inoxidable) permiten limitar el volumen almacenado: así se consiguen importantes ahorros de inversión, espacio físico y explotación (pérdidas de calor por las paredes muy limitadas)

 
Circuitos de calefacción

La energía que se transmite al agua "primaria" en la caldera se distribuye hacia las habitaciones que se van a calentar mediante uno o varios circuitos de calefacción. Puede haber varios circuitos de calefacción conectados a una misma caldera que trabajen a temperaturas diferentes (por ejemplo a baja temperatura para las habitaciones con calefacción en suelo y a temperatura más alta en las habitaciones con radiadores o convectores). Estos circuitos de calefacción se regulan en función de la temperatura exterior (sonda exterior) o ambiente (sonda ambiental o termostato de ambiente). ACV ofrece una completa gama de regulaciones y de kits hidráulicos para responder a las necesidades de calefacción más sofisticadas.

 
Circulador

También denominado bomba de circulación, el circulador acelera la circulación del agua de la calefacción entre la caldera y las habitaciones que se van a calentar. Todas las instalaciones modernas de calefacción están equipadas con un circulador de calefacción. Con las calderas Tank-in-Tank de ACV no hay circulador entre la caldera y el preparador de agua caliente sanitaria porque éste está integrado en la caldera: el resultado es un importante ahorro en la inversión, la instalación y el consumo de energía.

 
Condensación (caldera de)
(syn. : Condensación )

El humo generado por la combustión del fuel o del gas contiene vapor de agua. La energía que contiene este vapor de agua representa en torno a un 10% del poder calorífico inferior (PCI) del combustible. En las calderas de condensación, el humo se enfría al entrar en contacto con el circuito de retorno del agua de la calefacción: al enfriarse, el humo cede su energía latente al agua de calefacción y el rendimiento térmico de la caldera aumenta en función de ésta. El rendimiento térmico de una caldera de gas natural, cuando se expresa con respecto al PCI, puede superar el 100% y alcanzar un máximo teórico del 112%, superior al rendimiento de una caldera tradicional.

ACV ofrece varios tipos de calderas de condensación, entre ellas un modelo de gas (HeatMaster TC) que funciona en modo de condensación tanto para la calefacción como para la producción de agua caliente sanitaria, que alcanza un rendimiento próximo al máximo teórico. Se trata de un aparato de calefacción y de producción de agua caliente único en el mundo, que ofrece el rendimiento más alto de todas las calderas de gas que existen.

 
Doble servicio (caldera de)
(syn. : doble servicio )

La caldera de doble servicio produce a la vez la energía de calefacción y el agua caliente sanitaria. Es una solución económica y práctica porque sólo necesita una instalación y un mantenimiento único. A diferencia de las calderas tradicionales "al baño maría", cuyas prestaciones sanitarias son muy limitadas, ACV propone calderas innovadoras Tank-in-Tank que, además de todas las funciones habituales de calefacción, ofrecen un confort sanitario inigualable (hasta 175 litros a 40ºC por minuto) y un coste de explotación récord.

 
Estanca (caldera estanca)

También denominada "caldera de ventosa", la caldera estanca permite prescindir de la chimenea, ya sea en un edificio que carece de ella (construcción nueva) o con una chimenea antigua (renovación). El conducto de evacuación de humo y de entrada de aire fresco puede constar de un tubo doble concéntrico de doce centímetros (para las calderas residenciales más habituales) o de dos tubos distintos (uno para el aire fresco y otro para el humo de combustión). La conexión exterior se realiza en una pared exterior o a través del tejado. ACV ofrece numerosos modelos de calderas estancas, de gas (con quemador de premezcla) y de fuel (con quemador de llama transparente). Según los países, las calderas estancas de ACV homologadas pueden ser de 6 a 240 kW.

 
Gas soplado (quemador de)

Se trata de un quemador mecánico que difunde el gas y el aire en la cámara de combustión de la caldera. Es un dispositivo poco costoso pero más contaminante y más ruidoso que un quemador de premezcla. Por este motivo, ACV ha eliminado esta tecnología de quemador de sus líneas de calderas residenciales y la reserva para las calderas de potencia media y alta.

 
Grupo de seguridad en circuito de calefacción

El grupo de seguridad integra tres funciones: un manómetro que indica la presión del agua de la instalación, una válvula de seguridad que evita los excesos de presión y un purgador que evacua el aire aprisionado en los conductos.

 
Grupo de seguridad en preparador de agua caliente sanitaria

ACV recomienda montar una válvula o un grupo de seguridad en la entrada de agua fría de sus preparadores de agua caliente sanitaria. La válvula de seguridad integrada establece un límite hasta el que puede subir la presión y evacua el excedente de agua debido a la dilatación producida durante el calentamiento.

 
Higiene

En ACV, los acumuladores de los sistemas Tank-in-Tank están fabricados siempre con acero inoxidable: el acero inoxidable es higiénico (se utiliza mucho en los hospitales y en los sectores farmacéutico y alimentario), no necesita ningún mantenimiento (no requiere ánodo de protección) y permite utilizar temperaturas de almacenamiento elevadas.

Además, el acumulador de un sistema “Tank-in-Tank" impide la formación de cualquier bolsa templada porque incluso el fondo inferior del “Tank" interno es un intercambiador de calor que permanece a la temperatura de la caldera (normalmente de 60 a 80°C): de este modo, cualquier preparador “Tank-in-Tank" a 60ºC garantiza un ACS sin legionela ni peligro para el consumidor.

 
Legionela (bacterias de legionela)

Las bacterias de legionela son microorganismos que pueden engendrar enfermedades graves de las vías respiratorias. Las bacterias de legionela, que se encuentran en estado latente en el agua fría (a menos de 20ºC), pueden proliferar cuando están en agua templada (entre 20ºC y 45ºC). Por el contrario, se pueden eliminar en unas horas si la temperatura es superior a 50ºC o en unos minutos por encima de 60ºC. Por ello se recomienda no almacenar nunca ACS a una temperatura inferior a 60ºC.

El acumulador de los sistemas “Tank-in-Tank" impide la formación de cualquier bolsa templada porque incluso el fondo inferior del “Tank" interno es un intercambiador de calor que permanece a la temperatura de la caldera (normalmente de 60 a 80°C): de este modo, cualquier preparador Tank-in-Tank a 60ºC garantiza un ACS sin legionela ni peligro para el consumidor.

 
Llama transparente (quemador de fuel de "llama transparente")
(syn. : llama transparente )

Un quemador de fuel de "llama transparente" tiene integrado un dispositivo de recirculación de los gases quemados en la llama para enfriarla. Las emisiones contaminantes de NOx de un quemador de "llama transparente" son muy limitados (menos de 120 mg/kWh). Todas las calderas estancas de la gama ACV están equipadas con quemadores de llama transparente.

 
Longevidad

El uso del acero inoxidable garantiza una larga vida útil a los sistemas de calefacción y producción de agua caliente de ACV. El acero inoxidable combina una resistencia excepcional a las agresiones del agua y la corrosión: es sinónimo de alto rendimiento durante toda la vida útil del sistema. ACV disfruta de una experiencia inigualable en la utilización de acero inoxidable en los sistemas Tank-in-Tank.

 
Medio ambiente y emisiones contaminantes
(syn. : medio ambiente )

La combustión de fuel y gas produce dos gases con efecto invernadero: dióxido de carbono (CO2) y óxido de nitrógeno (NOx). Al consumir menos energía (gracias a un rendimiento más elevado) y realizar una combustión completa, una caldera moderna contamina tres veces menos que una caldera antigua. Es el caso de las calderas de ACV con quemador de premezcla (gas) y llama transparente (fuel). Además, las calderas de ACV utilizan quemadores cuyas emisiones sonoras son especialmente débiles. Por último, la utilización de sistemas de regulación climática modernos y programables con termostato de ambiente y sonda exterior permite optimizar el consumo de energía. Por este motivo, las calderas de ACV son especialmente respetuosas con el medio ambiente y contribuyen al desarrollo sostenible de las instalaciones de calefacción.

 
Mural (caldera mural)

Las calderas murales están destinadas principalmente a los pisos o las casas individuales de tamaño mediano. Permite ahorrar especio en el suelo y se pueden ocultar en un armario o en la buhardilla.

 
PCI (poder calorífico inferior del combustible)

El PCI de un combustible es la energía que se crea en la combustión de un litro de fuel o de un m3 de gas. A título informativo, el PCI de un litro de fuel o de un m3 de gas es de alrededor de 10 kWh (la energía correspondiente a una potencia de 10 kW durante una hora).

 
PCS (poder calorífico superior)

El PCS equivale al PCI más el calor latente del vapor de agua producido por la combustión. Este vapor de agua contiene una energía equivalente al 10% del PCI del combustible: el PCS corresponde por lo tanto aproximadamente al 110% del PCI. Condensando este vapor de agua (es decir, enfriándolo a una temperatura inferior a 58ºC para el gas natural), se puede recuperar ese calor, con lo que se aumenta el rendimiento térmico de la caldera (véase la caldera de condensación).

 
Potencia

La potencia de una caldera designa en general la potencia útil que transmite efectivamente la caldera al circuito de calefacción. La potencia se expresa en kW (1 kW = 1.000 W) o en Kcal (1 Kcal = 1.000 cal = 1,36 kW). La potencia necesaria para calentar una vivienda de tamaño medio varía según el país y la calidad del aislamiento del inmueble entre 10 y 35 kW. Sin embargo, también hay que tener en cuenta la potencia necesaria para producir agua caliente sanitaria, que a menudo es el elemento crítico en la elección de una caldera. En efecto, aunque las necesidades de potencia de calefacción disminuyen gracias a la calidad del aislamiento de la vivienda, las exigencias sanitarias de la vida moderna aumentan constantemente y determinan cada vez con más frecuencia la elección de la instalación de calefacción y de producción de agua caliente sanitaria. Los consejos de ACV se detallan en la sección Elegir una instalación. ACV ofrece calderas de 6 a 3.000 kW que permiten cubrir prácticamente todas las necesidades de calefacción y de producción de agua caliente sanitaria.

 
Premezcla (quemador de gas)
(syn. : Premezcla )

En un quemador de premezcla, el gas se mezcla con todo el aire primario antes de que un ventilador los inyecte en la rampa del quemador, dentro de la cámara de combustión: la mezcla de aire y de gas es perfectamente homogénea y permite una excelente combustión con emisiones contaminantes muy bajas. Además, este quemador permite generar una potencia importante con un rendimiento muy alto en una cámara de combustión de pequeñas dimensiones (y por lo tanto en una caldera compacta). Por último, la potencia de un quemador de premezcla se puede modular para adaptar constantemente su funcionamiento a las exigencias de calefacción, conservando al mismo tiempo una potencia elevada para las necesidades sanitarias. ACV ha sido pionera en la tecnología de la premezcla: los primeros quemadores de ACV de premezcla se comercializaron en 1993. ACV ofrece hoy esta tecnología en sus calderas de 20 a 240 kW.

 
Preparador de agua caliente sanitaria

También llamado "acumulador", el preparador de agua caliente sanitaria calienta y almacena agua sanitaria a temperatura elevada. Está conectado al circuito de calefacción de la caldera o de un generador de calor (panel solar, bomba de calor, condensador de aire acondicionado…). La mayoría de los preparadores de ACV son del tipo Tank-in-Tank, de acero inoxidable. Su capacidad varía de 60 a 1.000 litros. Su superficie de intercambio permite absorber de 23 a 112 kW y calentar rápidamente el agua sanitaria. Este rápido calentamiento y la posibilidad de mantener el agua sanitaria a alta temperatura en el acumulador (gracias al acero inoxidable) permiten limitar el volumen almacenado: así se consiguen importantes ahorros de inversión, espacio físico y explotación (pérdidas de calor por las paredes muy limitadas)

 
Prioridad de agua caliente sanitaria

Todas las calderas de doble servicio de ACV, así como numerosas calderas de servicio sencillo, dan prioridad al agua caliente sanitaria (ACS): cuando hay una demanda importante de ACS, el dispositivo de prioridad corta el circulador de calefacción y destina toda la potencia de la caldera a la producción de ACS. La interrupción momentánea de la función de calefacción no se aprecia, porque el edificio presenta suficiente inercia térmica.

 
Purgador (de aire)

El purgador de aire suele estar situado en el punto más alto de la instalación y permite evacuar el aire aprisionado en el circuito de calefacción. Puede ser manual o automático.

 
Quemador de fuel tradicional

La función de un quemador es convertir la energía del fuel en calor. Un quemador de fuel tradicional es barato y produce una llama amarilla: las emisiones contaminantes (NOx) de estos quemadores no están optimizadas. ACV propone quemadores "de llama transparente", que aportan un rendimiento más alto y producen muchas menos emisiones contaminantes.

 
Regulación de la calefacción

La regulación de la calefacción gestiona el funcionamiento de la caldera y de los circuitos de calefacción en función de las necesidades de calor para la calefacción y la producción de agua caliente sanitaria. ACV ofrece en todas sus calderas 5 tipos de regulación:

  • Regulación simple por termostato de ambiente que controla el circulador de calefacción: es el sistema más sencillo, el de instalación menos costosa, pero que no optimiza los ciclos de funcionamiento de la caldera (arranques y paradas más frecuentes del quemador) ni adapta la temperatura de calefacción a las necesidades del momento;
  • Regulación de la temperatura mediante termostato de ambiente: cuando hay demanda de calefacción, la caldera modula su potencia (véase la potencia modulante) para mantener la temperatura de la calefacción en el nivel determinado. Es el tipo de regulación que se utiliza con más frecuencia en la renovación de instalaciones de calefacción.
  • Regulación climática con sonda de temperatura exterior: la temperatura de calefacción varía en función de la temperatura exterior y del momento (día/noche). Es el modo de regulación climática habitual con una sonda de temperatura exterior, el más utilizado en las instalaciones nuevas.
  • Regulación climática con sonda de temperatura exterior y termostato de ambiente (modo "Booster"): la temperatura de la calefacción se modula automáticamente en función de la temperatura exterior, pero tiene también en cuenta la temperatura en el interior de la vivienda. Este modo de regulación ofrece un confort más elevado a costa sólo de un termostato de ambiente suplementario.
  • Regulación diferencial de varios circuitos de calefacción a distintas temperaturas: este sistema permite controlar dos o más circuitos independientes con varias sondas de temperatura: radiadores, calefacción en el suelo, piscina, preparador de agua caliente sanitaria complementario. Es la solución más sofisticada para la cual ACV ofrece módulos de regulación y kits hidráulicos estándar y está siempre a disposición de su instalador o de su asesor para estudiar proyectos específicos.
 
Rendimiento de calefacción

El rendimiento de calefacción inmediato de una caldera corresponde a la relación entre la potencia útil que se transmite al circuito de calefacción y la potencia consumida (caudal calorífico) por la caldera. El rendimiento inmediato de una caldera depende de varios parámetros: la calidad del quemador, el rendimiento del intercambiador de calor de la caldera, la calidad de la combustión y la limpieza, la regulación y el aislamiento de la caldera. Las calderas de fuel y gas modernas presentan unos rendimientos que varían entre el 92 y el 95%. Las calderas de condensación ofrecen rendimientos aún más altos (entre el 98 y el 105%). Sin embargo, el rendimiento inmediato no es más que un dato para apreciar el rendimiento de una caldera. El rendimiento de uso anual, que tiene en cuenta a la vez la calefacción y el agua caliente sanitaria ofrece una indicación más pertinente sobre el comportamiento energético de la caldera.

 
Rendimiento de uso anual

El rendimiento de uso anual de una caldera indica su rendimiento energético durante un año y tiene en cuenta las funciones de calefacción (alrededor del 70% de la energía consumida anualmente) y de producción de agua caliente sanitaria (ACS) (en torno al 30% de la energía consumida anualmente). Este rendimiento de uso anual tiene en cuenta el número de arranques y paradas que se realizan durante el año, los equipos auxiliares de la caldera (circulador del circuito sanitario, sobre todo) y la regulación de la calefacción.

 
Rendimiento sanitario

El rendimiento sanitario de una instalación es la relación entre la energía útil que contiene el agua caliente sanitaria (ACS) y la potencia consumida (caudal calorífico) por la caldera o el generador de ACS. En el caso de la producción de ACS por un preparador de ACS, el rendimiento sanitario depende de varios parámetros: el rendimiento de calefacción de la caldera, el comportamiento del intercambiador de calor del preparador y el aislamiento del preparador. Los preparadores de ACS y las calderas de doble servicio ACV ofrecen rendimientos superiores a todos los sistemas de producción de ACS tradicional por los tres motivos siguientes:

  1. La gran superficie del intercambiador permite utilizar toda la potencia de la caldera para recalentar el ACS rápidamente. Eso evita que la caldera se detenga durante la recarga del acumulador, bloquee el sistema de calefacción y provoque varios arranques y paradas de la caldera, que podrían ser perjudiciales para el consumo de combustible y las emisiones contaminantes.
  2. Gracias al excelente intercambio de calor del acumulador Tank-in-Tank, el volumen de agua caliente almacenada se puede reducir para que el preparador sea más compacto y disminuyan las pérdidas de calor estáticas por las paredes externas.
  3. Anti-cal: con cada consumo de ACS, las paredes del depósito interno oscilan ligeramente e impiden que se acumule cal. El rendimiento del Tank-in-Tank es alto durante toda la vida útil del aparato. Numerosos testimonios de los usuarios confirman que los preparadores Tank-in-Tank de ACV reducen de forma efectiva la formación de cal, mientras que en los sistemas tradicionales de serpentín es necesario realizar desincrustraciones frecuentes.
 
Servicio sencillo (caldera de)
(syn. : Servicio sencillo )

Una caldera de servicio sencillo garantiza únicamente la calefacción pero no incorpora producción de agua caliente. Para la producción de agua caliente, se puede conectar a un preparador de agua caliente sanitaria.

 
Sonda de ambiente

La regulación de calefacción modula la temperatura de la caldera en función de la sonda exterior (en general) pero no se ajusta según la temperatura ambiente. La sonda de ambiente instalada en una sala de estar mide la temperatura ambiente y la comunica al regulador. Este regulador corrige permanentemente la instrucción de temperatura, teniendo en cuenta a la vez las previsiones de necesidades de calor (indicadas por la sonda exterior) y la temperatura ambiente "del momento".

 
Sonda exterior

La sonda exterior se utiliza para regular la calefacción “climática". Va instalada en una pared exterior, en una parte neutra del edificio, ni demasiado expuesta al viento ni al sol. Mide la temperatura exterior teniendo en cuenta sobre todo el sol y la comunica al regulador. Éste ajusta automáticamente la temperatura de calefacción anticipando las necesidades de calefacción: de esta forma se consigue una temperatura más regular y mayor confort de calefacción.

 
Suelo (caldera en suelo)

Las calderas en suelo ACV son resistentes y compactas: permiten ahorrar mucho espacio al integrar la función de calefacción con la de producción de agua caliente en un único bloque dotado de un aislamiento completo.

 
Tank-in-Tank

El Tank-in-Tank es un acumulador de agua caliente sanitaria (ACS) totalmente sumergido en un depósito externo de acero que contiene el fluido primario. En los sistemas de ACV, el "Tank" interno siempre está fabricado con acero inoxidable. La propia pared del "Tank" interno es un intercambiador de calor entre el circuito primario (conectado a la caldera) y el acumulador que contiene el ACS. El funcionamiento y las ventajas del Tank-in-Tank se detallan en la sección Tecnología ACV.

 
Termostato de ambiente

El termostato de ambiente mide la temperatura del local en el que se encuentra y da las órdenes al circulador de calefacción o a la regulación de la caldera para mantener la temperatura deseada en la habitación. Es el tipo de regulación de temperatura más sencillo y el que se utiliza con más frecuencia en la renovación de instalaciones de calefacción. Los termostatos de ambiente que ofrece ACV permiten programar las necesidades específicas a lo largo del día o por día de la semana durante los períodos de ausencia.

 
Termostato de caldera

El termostato de caldera, también denominado "acuastato", controla la temperatura del agua en la caldera y, en función de las necesidades de energía, proporciona las instrucciones de funcionamiento al quemador. El termostato de caldera se complementa, como mínimo, con un termostato de ambiente, que eventualmente se puede programar, situado en una habitación desde la que controla a distancia el funcionamiento de la caldera.

 
Termostato de caldera

El termostato de caldera, también denominado "acuastato", controla la temperatura del agua en la caldera y, en función de las necesidades de energía, proporciona las instrucciones de funcionamiento al quemador. El termostato de caldera se complementa, como mínimo, con un termostato de ambiente, que eventualmente se puede programar, situado en una habitación desde la que controla a distancia el funcionamiento de la caldera.

 
Toda el agua caliente que desee

ACV pone la mejor tecnología al servicio de las exigencias de la vida moderna en materia de confort sanitario. Su amplia gama de preparadores de agua caliente sanitaria (ACS) y de calderas de doble servicio permite producir agua caliente sanitaria para responder a todas las necesidades. Gracias a su excepcional superficie de calentamiento, los sistemas Tank-in-Tank garantizan el máximo confort.

 
Vaina PVCC

Tubo de PVCC situado a la entrada del agua fría sanitaria de la caldera o del preparador de agua caliente que sirve para inyectar agua fría en el acumulador de acero inoxidable. La forma y la posición del extremo del tubo están estudiadas para mejorar al máximo el intercambio de calor entre el agua caliente del acumulador y el agua fría que entra y así mantener la estratificación en el acumulador.

 
Válvula de seguridad para preparador de agua caliente sanitaria

ACV obliga a montar una válvula (o un grupo) de seguridad en la entrada de agua fría de sus preparadores de agua caliente sanitaria. La válvula de seguridad establece un límite hasta el que puede subir la presión y evacua el excedente de agua debido a la dilatación producida durante el calentamiento.

 
Válvula mezcladora de calefacción

Válvula mezcladora de calefacción. Esta válvula mezcla, en una proporción fija o variable, el agua de salida con el agua de retorno: · ya sea para modular permanentemente la temperatura del agua que circula por el circuito de calefacción · ya para elevar la temperatura del agua de retorno con el fin de evitar condensaciones en el interior de la caldera cuando ésta es potencialmente sensible a la corrosión · o ya para utilizar varios circuitos de calefacción a distintas temperaturas

 
Vaso de expansión

El agua se dilata calentando las moléculas de aire que hay dentro. El vaso de expansión absorbe esta dilatación y evita los excesos de presión en los circuitos de la calefacción.

 


 
Mapa del sitio | Aviso legal | Glosario | Preguntas más frecuentes
Contactar con ACV